Ir directamente al contenido

Artes participativas

Las artes participativas son formas de expresión artística que permiten la apropiación compartida de los procesos de toma de decisiones y a menudo pretenden generar diálogo, activismo social y movilización comunitaria. Así, estas artes ofrecen un nuevo medio de participación política. 

Objetivos

Las artes participativas son formas de expresión artística -a través de medios como el teatro, la música, la escritura, el vídeo y la fotografía- que hacen hincapié en la apropiación compartida del proceso de toma de decisiones y que a menudo tienen como objetivo agendas no artísticas, como la generación de diálogo, el activismo social o la movilización de comunidades hacia un objetivo común.

El historiador del arte Grant Kester sugiere que el arte participativo se produce cuando la investigación creativa es moldeada por los participantes, el arte es co-autorizado por los participantes y los participantes dan su consentimiento informado, y están involucrados en la negociación continua sobre el contenido y la dirección del proceso. El componente de interacción social inspira, impulsa o, en algunos casos, completa el proyecto.

De «Participatory Arts With Young Refugees», de Christina Hayhow, May Maani, Naqibul lah Salarzai y Leslye Womack:

  • «Una actividad participativa se define como aquella que va más allá de las «meras consultas» con los participantes, y «pretende activar el pensamiento crítico y la toma de decisiones, transformando a los participantes en ciudadanos activos».
  • Este compromiso se produce en tres dimensiones principales: (1) la producción, o la «fabricación» real del arte; (2) la toma de decisiones, que determina qué tipo de arte se produce, y por y para quién; y (3) el consumo.

Los individuos, las comunidades y las organizaciones utilizan cada vez más las artes participativas como forma de promover la alfabetización política y la ciudadanía comprometida. Los investigadores han sugerido que el «valor político/cívico» de las artes participativas reside en que proporcionan un medio diferente para la participación política y el compromiso democrático.

El proceso de las artes participativas implica un enfoque «ascendente» y democrático de la creación artística e invita a participar en la creación del mensaje, en lugar de imponer y transmitir un mensaje de élite a un público «pasivo». Como tal, las estructuras esencialmente democráticas e igualitarias del arte participativo pueden reforzar los objetivos o las motivaciones políticas de los movimientos.

Flinders y Cunningham sugieren que hay al menos dos formas en las que las artes participativas pueden contribuir a fomentar la participación política:

  1. Fomentando la participación en una idea más «tradicional» de la actividad política y/o la confianza política. Esto se ha visto en estudios como el de Catterall et al. o el de Bowler et al. que muestran una correlación entre la actividad artística y el compromiso político. Aunque la correlación entre la creación de arte y el compromiso político es compleja, estudios como el de Lawy et al. Sugieren que la actividad artística de cierta naturaleza puede aumentar la alfabetización política y la capacidad de tomar decisiones democráticas.
  2. Las artes participativas crean un nuevo medio y espacio para la expresión política, liberando de los límites del compromiso político formal. El arte puede «mostrar» más que «decir»: puede romper las barreras creadas por el lenguaje político formal y expresar el sentimiento político directamente a través del arte. De este modo, el arte participativo es un acto político: el propio arte se convierte en expresión política, en lugar de ser un medio para aumentar la actividad política.

Consejos

Aunque el arte participativo está relacionado con tradiciones más antiguas de emancipación cultural y expresión colectiva, las raíces contemporáneas se encuentran en la experimentación artística, social y política de los años sesenta, incluida la política participativa del feminismo y el movimiento por los derechos civiles. En las últimas décadas, el arte participativo también ha surgido en un contexto global y en relación con las innovaciones de la performance y el teatro del siglo XX. Entre las obras recomendadas de los defensores que popularizaron el arte participativo se encuentran Augusto Boal en su Teatro del oprimido, así como Allan Kaprow en los acontecimientos.

François Matarasso sostiene que el término «arte participativo» es, de hecho, una especie de término sustitutivo de «artes comunitarias», que, aunque todavía se utiliza ocasionalmente, ha caído en desuso entre los profesionales. Parte del rechazo a las «artes comunitarias» está relacionado con el neoliberalismo y sus objetivos abiertamente instrumentalistas. A menudo se ha asociado (tanto justa como injustamente) con iniciativas paternalistas dirigidas a «minorías sociales» o a «personas socialmente desfavorecidas» con una total falta de atención a la excelencia artística.

Resultados y efectos: 
  • Creación de capacidad política – Hay pruebas que sugieren que el proceso de creación de arte puede ser especialmente importante para crear la cohesión social y la confianza necesarias para el compromiso político. Un estudio realizado por Matarasso demostró que el compromiso con las artes puede hacer que seamos más propensos y estemos más inclinados a participar con modos de compromiso no artísticos, como los proyectos locales (incluidas las campañas locales o los grupos de protesta). Además, el fomento del interés político y la alfabetización democrática pueden fomentar el compromiso político informal.
  • Construir puentes – A menudo, el resultado que se pretende con el arte participativo es aportar la imaginación colectiva a los retos artísticos, al tiempo que se tienen en cuenta otros puntos de vista y se da cabida a cuestiones comunes más amplias. La creación de arte participativo combina redes sociales múltiples y superpuestas y, de este modo, apoya la creación de puentes entre comunidades.
  • Eficacia colectiva – El arte participativo se utiliza para crear un mayor sentido de eficacia entre los miembros de la comunidad, que tienen la capacidad colectiva de realizar cambios. En ámbitos como la salud pública, el desarrollo comunitario y la planificación urbana, el arte participativo se utiliza para aumentar el sentido de la identidad social y la valía humana, desarrollar habilidades de comunicación más fuertes, fortalecer un mayor sentido de autonomía y responsabilidad, y aumentar la participación en la toma de decisiones políticas.
  • Recuperación del espacio público – los programas de creación artística participativa que tienen lugar en público suelen configurar e incluso definir el uso de los lugares. La creación de arte y la creatividad en lugares nuevos, familiares u olvidados anima a los residentes a reimaginar y reutilizar los barrios, los terrenos vacíos, las plazas cívicas y los parques de nuevas maneras. Cuando los espacios inutilizados, olvidados o de un solo uso son reimaginados y reutilizados mediante eventos artísticos participativos, el ámbito público se vuelve más visible y accesible, y los espacios antes «estrechos de miras» se vuelven flexibles y accesibles.

Procedimiento

Aunque el arte participativo está relacionado con tradiciones más antiguas de emancipación cultural y expresión colectiva, las raíces contemporáneas se encuentran en la experimentación artística, social y política de los años sesenta, incluida la política participativa del feminismo y el movimiento por los derechos civiles. En las últimas décadas, el arte participativo también ha surgido en un contexto global y en relación con las innovaciones de la performance y el teatro del siglo XX. Entre las obras recomendadas de los defensores que popularizaron el arte participativo se encuentran Augusto Boal en su Teatro del oprimido, así como Allan Kaprow en los acontecimientos.

François Matarasso sostiene que el término «arte participativo» es, de hecho, una especie de término sustitutivo de «artes comunitarias», que, aunque todavía se utiliza ocasionalmente, ha caído en desuso entre los profesionales. Parte del rechazo a las «artes comunitarias» está relacionado con el neoliberalismo y sus objetivos abiertamente instrumentalistas. A menudo se ha asociado (tanto justa como injustamente) con iniciativas paternalistas dirigidas a «minorías sociales» o a «personas socialmente desfavorecidas» con una total falta de atención a la excelencia artística.

Resultados y efectos: 
  • Creación de capacidad política – Hay pruebas que sugieren que el proceso de creación de arte puede ser especialmente importante para crear la cohesión social y la confianza necesarias para el compromiso político. Un estudio realizado por Matarasso demostró que el compromiso con las artes puede hacer que seamos más propensos y estemos más inclinados a participar con modos de compromiso no artísticos, como los proyectos locales (incluidas las campañas locales o los grupos de protesta). Además, el fomento del interés político y la alfabetización democrática pueden fomentar el compromiso político informal.
  • Construir puentes – A menudo, el resultado que se pretende con el arte participativo es aportar la imaginación colectiva a los retos artísticos, al tiempo que se tienen en cuenta otros puntos de vista y se da cabida a cuestiones comunes más amplias. La creación de arte participativo combina redes sociales múltiples y superpuestas y, de este modo, apoya la creación de puentes entre comunidades.
  • Eficacia colectiva – El arte participativo se utiliza para crear un mayor sentido de eficacia entre los miembros de la comunidad, que tienen la capacidad colectiva de realizar cambios. En ámbitos como la salud pública, el desarrollo comunitario y la planificación urbana, el arte participativo se utiliza para aumentar el sentido de la identidad social y la valía humana, desarrollar habilidades de comunicación más fuertes, fortalecer un mayor sentido de autonomía y responsabilidad, y aumentar la participación en la toma de decisiones políticas.
  • Recuperación del espacio público – los programas de creación artística participativa que tienen lugar en público suelen configurar e incluso definir el uso de los lugares. La creación de arte y la creatividad en lugares nuevos, familiares u olvidados anima a los residentes a reimaginar y reutilizar los barrios, los terrenos vacíos, las plazas cívicas y los parques de nuevas maneras. Cuando los espacios inutilizados, olvidados o de un solo uso son reimaginados y reutilizados mediante eventos artísticos participativos, el ámbito público se vuelve más visible y accesible, y los espacios antes «estrechos de miras» se vuelven flexibles y accesibles.

Número de participantes

Mientras que algunos proyectos de arte participativo se centran en implicar al público en general en cuestiones o campañas políticas, otros ofrecen programas de arte participativo para llegar a poblaciones desatendidas, como los inmigrantes y los jóvenes en situación de riesgo, mientras que otros se centran en actividades que aumentarán la vitalidad y la conectividad general de las comunidades locales.

Por ejemplo, en Los Ángeles, Active Arts® at The Music Center está reinventando el modo en que una institución artística establecida desde hace tiempo puede involucrar activamente a los residentes y dar nueva vida a los espacios públicos del centro de la ciudad mediante grandes eventos de danza, cantos en grupo, círculos de tambores y oportunidades para practicar la música. La organización sin ánimo de lucro Banteay Srei, de Oakland, California, utiliza eventos culinarios mensuales y un proyecto de historia oral de la comunidad para crear puentes culturales entre los inmigrantes ancianos aislados y algunos de los adolescentes en mayor riesgo de la ciudad. Make Music New York lleva la música y el espíritu de participación a los siete distritos de la ciudad de Nueva York, con miles de actuaciones públicas de músicos aficionados en una vertiginosa gama de estilos, como la música clásica, el jazz, el rock and roll e incluso la música gamelán indonesia interpretada en los edificios de hierro fundido de la ciudad.

 

Metodología extraída de Participedia.

Fuente de imagen: blogspot